Amaneciendo en Angkor Wat

Solamente una vez en la vida voy a vivir algo así. Solamente una vez voy a ver el sol nacer desde uno de los templos más antiguos del mundo, en un rinconcito escondido con un templo todo para mí. Estoy seguro que no voy a volver a vivir lo que viví ayer. No porque no vaya a volver a Angkor (que es improbable), sino porque nunca mas me voy a levantar a las 4 de la matina y subirme a una bici para hacer 7km en la oscuridad (imposible).

De los mismos pensadores de “che miré que lindas ruinas ahí arriba en la montaña, porque no vamos caminando aunque sean 4 días y no tengas ni carpa ni comida” llega “¿Y si hacemos Angkor en bici? Pero vamos en el medio de la noche así es más copado”.

Después del día anterior me había quedado conforme con mi rendimiento ciclista, que había sido como el de Armstrong (el de la trompeta). Así que me puse el reloj a las 4 y me acosté a las 10 con el bolso ya listo.

No sabía si me iban a doler las piernas. Ir temprano tenia que ir, porque el pase era para un solo día y al mediodía el sol te mata. Tenia la opción de dormir un poco más y caer tipo 7 u 8 y pasar el día ahí. O salir a las 4 pero dejar la bici e ir en tuk tuk.

Pero por alguna razón patológica que todavía no se bien cual es, decidí que lo mejor era ir, a las 4am, pero en bici. Como para no tener la misma experiencia que todo el resto de la humanidad.

Me levanté, agarré todo y salí. En la puerta el vago del hostel me dijo “angkor wat? have tuk tuk?”. No, amigo, have bike and eggs.

Agarré mi bici poderosa, mi bolsito, una botella de agua de litro y medio y arranqué. Lo malo de llegar a ver el amanecer es que tenes que salir cuando no amaneció. Lógicamente era de noche. ¡Estaba todo oscuro! No lo había tenido en cuenta. Mi bici no tenía ni una luz, ni un cosito luminoso atrás, nada.

Por las dudas me puse la camiseta de River. Mitad porque el blanco y el material reflejaban la luz, y mitad porque si me tengo que morir aplastado por un tuk tuk en el medio de la noche camboyana, mejor que sea de rojo y blanco.

Las primeras cuadras hasta salir a la calle principal fueron despacito y a oscuras, puteando bajito.

Pero una vez que salí a la calle iluminada, arranqué mas rápido. Como todavía era temprano, no me pasaban muchos tuk tuk y la ruta estaba tranquila, así que fui disfrutando la experiencia (la experiencia de por primera vez andar en bici sin cagarme de calor).

Yo no soy un gran ciclista, no me copa mucho eso de los deportes, pero la verdad estuvo bueno el viaje.

Fueron 7km derechitos, por el costado de la ruta que estaba bastante iluminada. Porque acá en Camboya las calles que tienen luces quedan prendidas y funcionan, no es como Lanús. Igual de vez en cuando un tuk tuk me pasaba a los pedos por al lado (porque los turistas arreglan que los pasen a buscar temprano pero se quedan dormidos, entonces después van a toda velocidad)

En un momento hice medio kilómetro por una calle de tierra, a oscuras. Solamente iluminado por las estrellas y la luna (un cuartito encima, ni media). Había muchas estrellas. Estuve un rato largo mirando para arriba. Tratando de identificar alguna estrella además de la constelación de Orión pero no hubo caso.

Miren que he estado en varias partes del mundo eh, hemisferio sur, hemisferio norte, occidente, oriente, el medio del mar, el medio de la montaña. Siempre miro las estrellas y siempre lo único que reconozco es la constelación de ~~Agustín~~ Orión. Eso de que se ven distintas estrellas según desde donde miren es chamullo.

Pero volviendo al viaje, finalmente llegué cuando empezaba a haber claridad (o mis ojos estaban acostumbrados, no se)

Eran las 5 en punto. Entré, y fui para donde se ponen todos a sacar la foto.

Antes que nada quiero decir, yo ya sabía, es una boludez ir a sacar la foto de un amanecer con una cámara de un teléfono de mierda. Para que salgan como las fotos de Google necesitás una buena cámara, no un Ipad. Pero bueno, parece que la gente no lo sabe.

Foto sacada con un Nokia 1100 (?)

El lugar clásico de donde se saca la foto (frente a un rectángulo de agua donde se refleja todo el templo) estaba medio vacío. Se ve que era temprano. De a poco se empezó a llenar. Yo estuve 20 minutos ahí, saqué un par de fotos y me fui.

Mi foto. Pero en vivo se veía mejor que la de arriba.

Saqué un par con el cielo de distintos colores, incluso un par de selfies que no se veían nada por la falta de luz. Pero más que nada me quede mirando el cielo y el reflejo. La verdad que la tenían clara los indios que pensaron el diseño del lugar. Reflejado en el agua todo se ve mas lindo.

Mientras tanto, atrás mio el panorama era este. (ver video)

Uno de los mendocinos que estaban parando en el hostel me había dicho que adentro de Angkor había un buen lugar para ver el amanecer, sin estar rodeado de boludos. Así que me mandé para ahí.

Todavía no se podía pasar para adentro por el medio. Había una soguita y un par de quías haciendo guardia. Pero por el costado izquierdo no había nadie. Así que me mande, haciéndome el que estaba sacando una foto por las dudas.

Adentro de Angkor no había nadie. Así que me subí a un templo, me acomodé ahí y me puse a esperar el sol. Habré estado media hora, cuarenta minutos hasta que empezaron a aparecer los primeros turistas. Angkor y el sol todo para mi.

Posta que había una nube de colores medio transparente. En el vídeo no se ve bien. Pero en vivo era algo increíble. Todo el cielo y los colores y el lugar en general, ni se compara con como se ven las fotos o videos.

Pero bueno, ademas de sacar un par de fotos estuve ahí flasheandolá un rato hasta que empezaron a aparecer personas. Cuando vino una minita le pedí que me saque una foto en mi templo. Además como era hermosa le mentí que yo no había sacado la misma fotos que sacan todos, porque “fotos del amanecer en angkor hay miles, pero vivir el amanecer ahí se hace una sola vez en la vida”. Aparentemente hablar con ella también se hace una sola vez en la vida, porque después de que le sacara una foto con su cámara me dijo thank you y se fue.

Ahí ya el sol empezaba a pegar. Así que me fui a recorrer, antes que lleguen mas turistas.

Ya había visto un poco de Angkor Wat el día anterior, pero ahora las partes de adentro del templo principal estaban abiertas y pude subir. Caminé por todas las galerías, entre a todos los lugares, recorrí todos los murales.

Estuve un par de horas, sacando fotos y pidiéndoles a chicas lindas que me saquen fotos a mi.

No las voy a subir todas acá porque me cuelga el admin y me da fiaca escribir todo trabado. Pero en algún momento hago un álbum de Facebook o Instagram.

Después de un par de horas, tipo 9, decidí irme a otros templos antes que pegue mas el sol, aunque para esa hora ya hacia un calor de cagarse y no tenia mas agua.

En total tomé como 6 litros de agua y nunca me dieron ganas de hacer pis, imagínense como transpiré.

Un poco lejos del complejo principal de Angkor Wat, hay otro templo: Angkor Thom. Para ese fui. [Ver mapa]

Agarre la bici poderosa de nuevo y me mandé, 3km creo. En el medio encontré unos locos que estaban regando el pasto así que largué todo y les pedí que me manguereen. Se coparon y volví todo mojado a andar en bici.

La gente no entendía si era transpiración o qué. Pero la camiseta mojada estaba fresquita y abajo tenia la malla así que todo bien. Al rato ya estaba seco.

En Angkor Thom esta Bayon, el templo ese con muchas caras. Esta bueno, es re Tomb Raider. Acá como era mas tarde empecé a ver contingentes de turistas chinos molestando. Bayon es un templo budista y lo construyeron después de retomar Angkor Wat, así que tiene otra onda. Pero es lindo, las caras que están por todos lados en las torres están copadas.

El templo de Bayón. (El del 225 por Lamela.)

Creo que había mas gente en ese templo que en cualquier otro.

Así que rajé de ahí para uno mas al norte. 3 o 4 km mas y llegué a uno muy lindo, que se llama Preah Khan (creo). Ese esta bueno porque esta mucho menos restaurado, y esta mas abandonado a la naturaleza. Árboles que crecen por cualquier lado, muchos templos en ruinas… y poca gente. Llegando ahí y caminando entre esos pasillitos interminables sentía que los estaba descubriendo por primera vez.

Lo bueno de ir en la bici es que podes moverte entre templos y recorrer a tu ritmo, así que eso hice hasta que se hicieron las 12 y el calor era insoportable.

Al mediodía entonces me volví para Angkor Wat. Sufrí los 5km en bici abajo del sol, pero llegue a la sombra de mi templito.

Ahí adentro almorcé un sanguche de banana que me había llevado y después me acosté en una piedra y me tire a dormir una siesta escuchando Libertango.

Cuando me desperté, estuve hasta las 3 leyendo tirado a la sombra abajo de un árbol, mirando Angkor Wat de reojo y descansando. Fue muy lindo.

Apenas el sol bajó un poco, me saqué un par de fotos más y arranqué la vuelta, fusilado.

Última foto de Angkor Wat, cambio de vestuario incluido (después de la siesta me cambié)

A la vuelta pasaron dos cosas. Primero que se nubló, que bien. Segundo que había viento. Que mal. Andar en bici cansado con viento en contra es complicado. Me dolían las piernas, no solo de pedalear sino también de caminar todo el día y subir escaleras en los templos.

Pero con paciencia llegué. Me tiré a la pileta, me bañé y me fui a comer dos platos de fideos con tuco y tomar una merecida birra.

Creo que fue el día mas largo de mi vida, aunque a las 6 de la tarde ya estaba durmiendo y hasta el otro día ni me levanté.

Hoy ya estoy bien, no me duele nada pero no sé por qué cada vez que veo una bici lloró. Ni idea.

Esta noche me tomo un bus, toda la noche para llegar a la playa. Basta de Siem Reap con sus gritos interminables de tuk tuk, taxi, massage, weed y no se que mas.

Esta es mi bici poderosa. ¿Dije poderosa? En realidad quise decir pedorrosa. De fondo se ve un Bayón (para el ojo idiota)

One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.