Las nieves del tiempo

Volver. Cumplir años. Crecer. Despedirse. Son cosas que llevan tiempo. Pero en este modo de vida de viajero todo pasa simultáneamente.

El viernes/sábado/domingo fue mi primer cumple lejos de casa. Lo pongo así porque duró como 36hs, desde que empezó en Japón hasta que terminó en Argentina.

La última vez que actualicé esto fue hace como 15 días (perdooooón) cuando todavía estaba en Tokyo y no del todo adaptado.

Los últimos días en Tokyo fueron distintos. Me terminé haciendo más local y disfrutando a pleno la experiencia. Los últimos días no me quería ir. Y si bien sé que no es para mi, me da bastante envidia todos los que conocí que se van a quedar un año o seis meses viviendo y laburando ahí.

Pero yo laburé hasta el 15 y, con varias despedidas encima, el 16 a la mañana arranqué de nuevo para Kyoto, haciendo dedo con una taiwanesa que hablaba japones y tenía internet en el celu. Haciendo dedo easy mode.

Tomamos un tren a las afueras de Tokyo, y caminamos como media hora hasta subir a la autopista, al area de servicio. Es muy fácil hacer dedo ahí porque es un lugar enorme en el que todos paran a comer algo. Es como estar haciendo dedo a Mar del Plata y pararse afuera del Atalaya (?).

Encima llegamos ahí a la hora del almuerzo así que no tuvimos que esperar mucho. Igual vimos pasar como 40 o 50 autos hasta que nos pararon un par de japoneses. Para colmo llovía bastante y nosotros estábamos parados ahí con un cartelito precioso y super prolijo escrito en japones por una ponja de las que labura en el hostel, tratando de que no se moje demasiado y se arruine. Estuvimos como una hora hasta que nos pararon.

Los japoneses estos venían de Tokyo, de actuar en un show de motocross e iban para Kobe, mas al sur de de Kyoto. No hablaban mucho inglés pero eran buena onda. Cuando se enteraron que era mi cumple se pusieron re contentos. Nos llevaron todo el camino, parando en cada Area de Servicio para comprarnos snacks. Paramos un rato en un spa de pies (!) y llegamos a Kyoto tipo 8 de la noche. Nos dejaron en una estación de tren cercana y en 15 minutos llegamos a Kyoto Station, donde tuve la misma sensación de “llegar” que me daba salir de la estación Independencia del subte C.

Antes de despedirnos nos pidieron sacar mas fotos y me regalaron una cajita re cheta de te por mi cumple y unos snacks. Unos genios. Y así terminó la experiencia de hacer dedo en Japón. Super fácil, super simple.

Llegué de vuelta a Kyoto al lugar donde laburé antes y me estaban esperando. Los que trabajan ahí fulltime estaban re contentos de verme de nuevo, así que después de morfar algo cuando cerró el restaurante salimos a festejar mi cumple.

Muy linda la sensación de reencuentro y festejo, y pasar mi cumple con gente que se alegraba tanto de verme como imagino ustedes se alegrarán cuando vuelva para allá. Fue una forma de evitar una mini depresión por pasar el cumple lejos de casa.

Al día siguiente me hicieron una fiesta sorpresa, con una torta gigante y todo, en el restaurante con todos los voluntarios, con gente todavía ni conocía. La mejor onda, pero hace un poco de ruido eso, sabiendo que en 10 días me voy a ir para otro lado. Pero es así.

Volver a Kyoto tambíen fue fuerte para mí, las callecitas, la ciudad, el laburo mas tranqui, todo un poco mas familiar que Tokyo. Y con un par de amigos que me traje de Tokyo y con la gente que me esperaba acá, me sirve perfecto para cerrar estos meses en Japón y seguir viaje.

Mi idea por ahora sigue siendo la misma, a fin de mes irme a Taiwan. Pero de ahí es barato viajar directo a Europa así que por ahí en noviembre/diciembre estoy por allá. No se bien. Se que voy sumando países y gente para visitar en todas partes del mapa, y no quiero quedarme corto con el tiempo. Pero a la vez de esta zona me quedan varios países para ver.

Estos días tengo que adaptarme de nuevo al laburo y los tiempos de Kyoto y avanzar con un montón de cosas propias para recuperar guita, que en Tokyo se fue quemando más rápido.

Entre esas cosas de adaptación, también esta volver a sentirme un poco mas individualista y tomarme el tiempo para mi y para actualizar el blog y escribir. Así que prometo subir algo ante de irme de acá.

One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.