Sayonara

Ya no estoy mas en Japón, me tuve que ir básicamente porque se me terminaba la visa.

Estuve tres meses acá, y fue un tiempo donde, como ya dije, aprendí un montón de cosas y viví un montón de experiencias que todavía estoy procesando.

Además, a pesar del título del post, fueron tres meses donde no escuché nunca la palabra Sayonara. No sé que onda, es de las palabras en japonés más famosas afuera pero no la usan para nada.

Pero siguiendo camino, me fui por la misma puerta por la que entré, mismo aeropuerto, con la misma ropa (posiblemente) pero siendo otra persona distinta.

Ya la sensación de estar en el aeropuerto esperando el avión, cualquier avión, cualquier aeropuerto, me pone contento. Es una linda sensación que se potencia mucho mas cuando uno viaja solo y no tiene que andar pendiente de los ritmos de los demás (cosa que en un aeropuerto me desespera)

El destino era medio elegido al azar, hasta último momento no lo tenía confirmado y nunca me puse a investigar bien de que iba Taiwan incluso después de sacar el pasaje. Por ahí por miedo a que no me guste, no sé.

Pero recién varias horas después que llegué, caí que estaba viniendo a un país mucho más difícil. Porque no solo no entiendo ni hablo el idioma, sino que a diferencia de Japón todo esta preparado para el turismo chino, por lo cual de inglés cero. En el avión y el aeropuerto vi 4 o 5 personas occidentales como mucho. Y ni siquiera tengo gente de otros países para hablar en el hostel. Algunos de los huéspedes me piden sacarse una foto conmigo y todo.

Como definí todo a último momento, el único lugar que conseguí vía workaway era un hostel en Taipei, donde me voy a quedar dos semanas. Que sea tan “poco tiempo” también limitó mis opciones.

Aca el laburo es bastante, y todos los días me tengo que levantar a las 8 de la mañana, lo cual en principio es una mierda, pero no importa. Es entretenido y me deja la mayoría del día libre. De 8 a 10 hago el desayuno (bien simple, hago 4 o 5 sanguches por día y pregunto “¿café o té?”) y después limpio un poco. Los dueños del hostel son buena onda y la limpieza no es a un nivel de detalle absurdo como en el hostel de Tokio.

Mi primera impresión de Taipei fue extraña. Llegué al aeropuerto a la noche tarde, tipo 2am, y había un solo bondi para la ciudad. Así que me subía a ese o esperaba el tren de las 5am. Pero había una cola enorme para subirse, y pasaba cada tanto. Así que igualmente terminé llegando al hostel a las 5 de la mañana.

Por suerte el hostel tiene un buen sistema de self check-in y pude entrar y dormir sin molestar a nadie. Pero a las 7 me levanté a laburar.

Me sorprendió mucho lo fácil que me resultó llegar a un país extraño, estar como 5 horas sin hablar en inglés con nadie, sin entender el idioma, y poder hacer todo tranquilamente sin problemas (tomarme el bondi, ubicarme, caminar, llegar a un hostel que queda en un 7mo piso (!) y definir que mejor morfar algo antes de dormir asi que bajar de nuevo y buscar un 7/11).

Una vez que terminé de laburar el primer día, bajé yo solito a un restaurante tipo buffet, donde nada tiene nombre, todo esta en chino, y no se entienden los precios. Y mientras una señora me decía cosas que nunca voy a entender, yo me agarré un plato, la comida que quería, me senté a morfar y después fui y pagué. Entendiendo los precios y la moneda, la forma de comportarse, todo perfecto. Me resulta facíl hacer la cuenta de la guita, aunque hago la comparación en yenes. No tuve ni un momento de duda o sufrimiento. ¿Será que me estoy acostumbrando a la sensación esa? Ayuda mucho que se parece un poco a Japón.

Mi idea es que Taiwan funcione como un puente entre el laburo de voluntario que venía haciendo y volver a encarar mi viaje solo. Porque no es lo mismo estar en un lugar con 10 o 15 personas, con una sensación constante de viaje de egresados, que viajando por mi cuenta, por mas que hable y conozca gente copada. Se vive de otra forma.

Taipei es una ciudad enorme que tiene muchas cosas para hacer, y todo esta bien conectado como para recorrer. Mi idea es verla como turista acá (porque donde estoy después que termino de laburar no tengo diferencia con cualquier otro huésped de hostel) y después recorrer el país una o dos semanas. A dedo, en bondi, en bici, no sé. Haciendo couchsurfing, o algun workaway copado pero corto. Pero volviendo a hacer la mía.

No porque me guste mas viajar así (al contrario), pero para no acostumbrarme a lo otro y hacerme dependiente por si falla en el futuro.

Como acá, que me vine a un hostel pero es super chiquito, donde todo lo hace la parejita que es dueña del lugar y no hay otros voluntarios como para hacer cosas durante el día. (imposible compararlo con los últimos días de Kyoto, donde eramos como 9 que hablábamos en castellano)

Si me paro un poco a pensar que hago acá, rodeado de chinos, no tengo mucha respuesta. Pero eso me causa más gracia y me hace abrir los ojos más grandes (en el sentido de mirar para todos lados pero tambíen en el sentido de diferenciarme más del entorno).

Voy a estar un mes en este país, donde voy a aprovechar si o si para ver un poco de montañas, ir a la playa y comer cosas extrañas que nunca voy a saber que son.

Y me parece que después ya me mando para Europa. No sé bien a donde, no sé bien a qué, pero será el siguiente paso. A lo sumo puedo mandarme unos 15 o 20 días para alguna playa y después ya arranco.

Una de las fantasías que tenía al empezar el viaje era que me la iba a pasar en una playa paradisíaca, tirado tomando birra y descansando mientras otros laburan. Y después de un tiempo de viaje (casi seis meses) me encuentro mirando destinos y resulta que lo que me más me llama son las ciudades grandes. Al menos por ahora. Esto puede cambiar en cualquier momento.

Igual sigo mirando los diarios y sigo alejándome cada vez mas de la realidad argentina. Me empiezo a preguntar si me conviene volver, o si cuando vuelva el país va a ser el mismo que cuando me fui. Porque yo no fui el único que cambió en estos últimos seis meses.

One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.